33 veces visto

Iniciamos un nuevo año en donde podemos seguir haciendo historia, un año que pronostica grandes oportunidades, pero en el que sin no asumimos responsabilidades como sociedad y sector, puede generar consecuencias.

¡Ya no es sólo un ASUNTO, es hora del COMPROMISO con la salud y vida de todos!

Caer una vez más en la retórica de que los caficultores, su gremialidad e institucionalidad durante el 2020 fue el motor ejemplarizante del país en términos productivos y de bioseguridad, nunca será suficiente.

Para soportarlo, hay que traer a colación la exaltación que hizo el gremio cafetero brasilero durante el Congreso Cafetero en diciembre pasado, o las palabras del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, y el mismo presidente de la República, Iván Duque Márquez; cuando exclamaron celebres frases que condecoraron el esfuerzo de las más de 530 mil familias caficultoras colombianas al cosechar el grano y obtener un mínimo de contagios por causa del Covid-19.

Como institucionalidad actuamos ágilmente y en el momento preciso al establecer mecanismos como el Protocolo Covid-19 para Caficultores y estrategias de recolección que permitieron con éxito los logros alcanzados el año anterior, pero hay que señalar que sin la apropiación de los mismos caficultores al acatar las recomendaciones, esta tarea no hubiese sido triunfante en el momento más difícil para nuestro país en los últimos tiempos.

Bajo el eslogan, LA SALUD DE TODOS ES ASUNTO DE TODOS, la Federación Nacional de Cafeteros  de forma dinámica, didáctica y educativa, formó a los caficultores en una nueva realidad, de implementar quizá, medidas antinaturales como el uso del tapabocas, pero que tienen como único propósito salvaguardar la vida. 

Para este año, transformamos la idea y buscamos tocar aquello que nos hace diferentes a mundo animal, el amor por los nuestros, por mi vecino, mi vecina, por mi amigo y amiga, generando la apropiación que como gremio siempre nos ha caracterizado en los momentos más difíciles, y enfrentar la amenaza de un virus que ha separado a muchos durante ya casi un año de pandemia.

Las cosas pasaron de ser ASUNTO a un COMPROMISO. Yo me comprometo a cuidarte a través de reforzar las medidas que eviten la propagación del virus. Me comprometo a cuidar a tus hijos, hermanos, tíos, sobrinos y abuelos utilizando el tapabocas. Me comprometo a cuidar a mi extensionista, ingeniero y recolector lavando bien mis manos.  

Iniciamos un nuevo año en donde podemos seguir haciendo historia, un año que pronostica grandes oportunidades, pero en el que sin no asumimos responsabilidades como sociedad y sector, puede generar consecuencias. Es el momento de seguir como gremio unidos a pesar de la distancia, y continuar siendo el principal referente del agro colombiano.